Guía para tener un Huerto Casero

FOTO 3 HUERTOS CASEROS1 Parte: Planeación del Huerto y Proceso de Siembra

Los alimentos cultivados en un huerto casero ayuda a consumir más vitaminas y minerales, necesarios para el bienestar de la familia, que muchas veces no se consumen en forma adecuada por su disponibilidad.

Ayuda a mejorar el medio ambiente incrementando los espacios verdes en nuestras casas

y ayudan a disminuir la temperatura ambiental en tiempos de calor.

El huerto urbano nos permite además tener un espacio para compartir con nuestras familias y amigos e un espacio verde y agradable donde podemos trabajar juntos, conversar y relajarnos.

En un principio la producción de este huerto puede ser modesta, pero nos ayudará a mejorar y complementar nuestra alimentación, a la vez que nos permitirá un pequeño ahorro en el gasto familiar al no tener que comprar estos productos en el mercado. En la medida en que perseveremos y lo desarrollemos, podremos incluso transformar y/o comercializar los excedentes para completar el ingreso familiar.

Beneficios de un Huerto Casero:

  • Da la posibilidad de consumir más vitaminas y minerales necesarios para nuestro bienestar.
  • Conocemos el proceso de producción de la cosecha y por tanto la calidad real de los productos (p.e. riego con agua potable y no con aguas negras, abonos naturales en vez de fertilizantes o pesticidas químicos dañinos, etc.)
  • Nos aporta una mayor cantidad de nutrientes por ser productos orgánicos cultivados con sustratos de calidad.
  • Podemos escoger el tamaño y maduración en que se desea consumir las hortalizas
  • Ayuda a mejorar el medio ambiente incrementando los espacios verdes y disminuyendo la temperatura ambiental en tiempos de calor.
  • Permiten un espacio de ocio y trabajo para compartir con familias y amigos.
  • Con un huerto casero podemos ahorrar dinero en la producción, al reaprovechar y reciclar recursos propios.

Planeación del Huerto

Al planear el huerto se deben considerar básicamente dos elementos: el lugar del huerto y las especies a cultivar. A continuación algunas recomendaciones en este aspecto.

Lugar del huerto:

  • Contexto: Debemos identificar qué hay alrededor de nuestro huerto: vegetación próxima, los vientos, edificios u objetos. De esta forma, entender la relación con nuestro huerto y de qué forma le afecta.
  • El primer paso es limpiar y adecuar el lugar seleccionado protegiéndolo de vientos fuertes y del tránsito de personas y animales haciéndole un cerco con los materiales que tengamos disponibles (costales, mallas metálicas, plásticos, alambre, o sembrar algunas plantas que son útiles como plantas corta vientos).
  • Luz: Identificar la luz del sol directa que da al espacio seleccionado, en general un buen espacio para nuestro huerto es donde le llega el sol directo unas 5 o 6 horas al día, de preferencia el sol de la mañana. Observe ¿de dónde viene el sol, y dónde hay sombra?
  • Abastecimiento de agua: ¿Nos queda accesible el lugar donde tomaremos el agua para el riego del huerto?
  • Suelo: Existen dos formas de establecer un huerto: cultivando directamente en el suelo, o en recipientes empleando sustratos orgánicos, colocándolos en patios, balcones, azoteas de la casa o cuando el suelo disponible se encuentra compuesto por algún material residual de construcción como escombros, cemento, ladrillos, madera, etc. El método a emplear depende de los recursos que tenemos disponibles y la calidad del sustrato con que contamos.

Especies a cultivar:

  • Temporada y clima: Considerar si las especies que quiere cultivar están adaptadas al clima que se tiene y la temporada.
  • Tipo de hortalizas: Preferiblemente sembrar especies productivas, de uso común en nuestra cocina, nutritivas y de fácil cultivo.
  • Rotación y asociación: Hay que tener en cuenta la tolerancia entre los distintos cultivos para organizar su acomodo, a esto se le llama asociación. Y considerar a futuro cuáles son los cultivos a sembrar posteriormente para evitar la erosión del sustrato. Es decir, considerar especies que no demanden los mismos tipos de nutrientes que la anterior, para evitar el agotamiento del suelo o sustrato).
  • Número y diversidad: ¿Cuántas plantas voy a sembrar? Esto será en relación a las necesidades u objetivo de nuestro huerto. Permitiendo asegurar la obtención de alimentos durante todo el año.

Todo esto es necesario para promover un ambiente adecuado para el desarrollo de nuestras hortalizas.

SIEMBRA

FOTO PARA HUERTOS CASEROSExisten dos formas básicas para sembrar: la siembra directa y la indirecta (en contenedores que luego hay que trasplantar).

  • Siembra Directa: Consiste en sembrar en el mismo lugar donde la hortaliza crecerá y será cosechada. Hay hortalizas que no les gusta que las cambien de lugar, porque sus raíces no se recuperan fácilmente después de un trasplante, lo cual requiere que su siembra sea directa.

Generalmente la siembra directa es aconsejable para semillas grandes como: calabacita, pepino, frijol, sandia, melón. Sin embargo es importante mencionar que todas las hortalizas pueden sembrarse en forma directa.

  • Siembra Indirecta: Es cuando primero se siembra en espacio pequeño donde germinan las semillas y luego que tiene el tamaño considerable, se transplanta a su lugar definitivo donde crecerá y se cosechará.

Consejos para la siembra

Algunas razones por las que es recomendable hacer el trasplante son:

  • Se ahorra semilla. Algunas semillas, como los híbridos son caros (cultivos en invernaderos).
  • Se puede anticipar la cosecha.
  • Se tiene un buen desarrollo del sistema radicular de las plantas.
  • Algunas de las especies que sería mejor desarrollarse en un semillero son tomate rojo, ají, lechuga, repollo, coliflor y cebolla, y otras con semillas muy pequeñas..

A la hora de la siembra debemos recordar que el sustrato debe estar húmedo.

La forma de sembrarlo deberá ser dependiendo del tamaño de la semilla. Una regla que funciona bien en la mayoría de los casos, es sembrar igual de profundo que el diámetro de la semilla. Ejemplo. Si la semilla mide 1cm de diámetro, su siembra será a una profundidad de 1cm.

Una opción casera para un semillero puede ser utilizando los envases de huevos o de yogurt pequeños, haciéndoles un agujero pequeño en la parte de abajo para que drene el exceso de agua.